malaria

malaria

Los filántropos, líderes empresariales y ministros de países donantes y afectados por la malaria se comprometieron a reactivar esfuerzos para erradicar la mortal enfermedad transmitida por mosquitos y prometieron US$ 3.800 millones para impulsar la investigación y la innovación y mejorar el acceso a tratamientos y prevención de este mal.
La mefloquina es más eficaz que el tratamiento actualmente recomendado para prevenir la infección por malaria en mujeres embarazadas que viven en países endémicos del África subsahariana. Sin embargo, el porcentaje elevado de reacciones adversas representa una barrera para su uso.
Desde 2012 no registra casos autóctonos de la enfermedad y se convertiría en "el primer país sudamericano en erradicar la enfermedad", indicaron desde el Ministerio de Salud Pública.
La tendencia se ha revertido tras casi una década (2005-2014) de descenso sostenido en Latinoamérica de la malaria.
Para su funcionamiento, la iniciativa cuenta con el respaldo del Banco Interamericano de Desarrollo, la Fundación Bill y Melinda Gates y la Fundación Carlos Slim.
Desde inicios de 2016 se han registrado menos de veinte casos y entre 2012 y 2015 no registró casos autóctonos de la enfermedad.
Numerosas mutaciones genéticas son la clave para que el parásito causante de la malaria se vuelva resistente a los distintos tratamientos.
La enfermedad infectó a alrededor de 216 millones de personas en 91 países en 2016, un aumento de 5 millones de casos en comparación con el año anterior, dijo la OMS en su informe anual World Malaria Report.
Los casos de malaria o paludismo crecieron un 76% en 2016, según los últimos datos oficiales disponibles.
Científicos creen que modificaciones genéticas les ayudaron a adaptarse al clima caliente y tropical y a los nuevos parásitos.
Las enfermedades de alta propagación entre la población son: la malaria, la tuberculosis, la tos ferina, el dengue, el sida, las enfermedades infecciosas intestinales y las respiratorias
Plasmodium falciparum es el culpable de la malaria. Este parásito, transmitido con las picaduras de mosquito, llega a la sangre e infecta los glóbulos rojos de su víctima.
Existe el riesgo de que la enfermedad se vuelva intratable y se extienda hasta América Latina y África.
Según un estudio, sería menos probable que los mosquitos portadores de enfermedades vivan en áreas de bosque tropical maduro.
Lo que hace tan peligroso a este insecto es su capacidad de transmitir virus y otros parásitos causantes de enfermedades como el Zika, fiebre amarilla y dengue.
La organización ha gastado miles de millones de dólares en proyectos de ayuda en todo el mundo en los últimos años, en gran parte en África.
Científicos del Instituto Francis Crick y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres identificaron varias proteínas claves.
El hongo no representa un riesgo para los humanos y los primeros resultados de las pruebas mostraron que también es seguro para abejas y otros insectos, según el estudio de la Universidad de Maryland y sus colegas de Burkina Faso, China y Australia.
Un equipo de investigadores de Cataluña ha identificado marcadores inmunes asociados con la protección contra la malaria tras la inmunización con la vacuna candidata, RTS,S, también conocida como Mosquirix.
El programa que abarca los años 2017 a 2021 cuenta con un presupuesto cercano a los US$ 27,1 millones para cumplir con la tarea de eliminar la enfermedad.